La (re)evolución social  a través  del cine de esther Marín ramos.

k

por Rubén Olivares

“…Cine, cine, cine, más cine por favor…”
Luis Eduardo Aute.

El arte tiene en el público su máxima representación. El cine puede existir sin público, del mismo modo que El Prado existe sin visitantes, pero ambos pierden su sentido sin él. Cine y público son un binomio que se retroalimentan, pues el cine es una ventana que permite al espectador vivir sin ser, experimentar emociones desde la comodidad de la butaca sin el peligro de vivirlas en primera persona. Por ello el cine mutó desde su nacimiento de una mera curiosidad u objeto de entretenimiento hacia una herramienta para el análisis social. Como los espejos escacharrados de las ferias, el cine devuelve una mirada distorsionada, pero con visos de verdad sobre la realidad que nos envuelve. El cine ha servido a los analistas sociales como un medio para detectar los movimientos tectónicos que se suceden bajo la superficie de la sociedad y que no siempre somos capaces de aventurar. Este es el objetivo que Esther Marín lleva a cabo en el presente ensayo, un análisis sociológico de la evolución de la sociedad occidental durante las últimas décadas en las que elabora un exhaustivo estudio de los cambios que se han producido en la misma, partiendo de un producto que muchos calificarían como de entretenimiento pero que se ha posicionado como una herramienta de análisis y crítica social por méritos propios. En este ensayo se muestra como los valores sociales han ido evolucionado y cómo estos se han reflejado en el cine, transitando desde los héroes hipermasculinizados e invulnerables, inalterables al desaliento a cambio de mostrarse como analfabetos emocionales hacia modelos de héroes vulnerables, novatos, que defienden posiciones abiertamente feministas (cuando no son heroínas) y que no temen mostrarse abiertamente como son, que deben hacer frente a villanos complejos que hunden su poder en intrincadas estructuras de maldad y que a menudo resultan no ser tan malos como cabría esperar. Un nuevo modelo de cine que trata de transponer la demanda social de la búsqueda de una nueva racionalidad que huya de la deshumanizada racionalidad instrumental que heredamos de la Ilustración y que se muestra incapaz de responder a los problemas sociales que nos aquejan. El cine, para Esther Marín, es una vía de escape para una sociedad que, como comenta la propia autora, ha abandonado a sus dioses tradicionales (modernidad, racionalidad, ilustración ciencia, industrialización) y que busca nuevos referentes para reconstruir el marco normativo y epistemológico que le permita subsistir.

Esther Marín aplica la mirada crítica de una experimentada socióloga (es doctora en Sociología de la Cultura por la Universidad de Alicante y licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid), al análisis de los grandes referentes del cine de las últimas décadas aplicando para ello el bagaje teórico que la sociología aporta (a mis colegas sociólogos/as les sonarán los nombres de Weber, Lévineas, Simmel, Deleuze, Vattimo, Zizeck…) que maneja con la habilidad suficiente como para no abrumar al lector, redactando todo su análisis con un lenguaje fluido y ameno, más propio del periodismo científico de divulgación que del hermético lenguaje académico, con el que consigue explicarnos los profundos cambios sociales a los que asistimos mediante el estudio de películas que forman parte del acervo cultural de la sociedad.

El presente ensayo no es un ejercicio de crítica cinematográfica al uso, sino que se sirve del mismo para lograr algo más ambicioso y profundo. Es una radiografía de la sociedad actual a través de la cual podemos reconstruir los orígenes de los mitos sobre los que se sustenta y su traducción el cine, al tiempo que descubrimos la evolución de los valores sociales durante la última década y como el cine y la sociedad se han ido retroalimentando, de manera que los cambios sociales a menudo se han adelantado a la representación cinematográfica. Esta obra es, ante todo, un intento de comprender a través de la visión del cine tan arraigada en la sociedad, los profundos cambios sociales a los que debemos hacer frente.

nos encontrarás en

Share This