No soy un monstruo de Carme Chaparro.

k

por Gemma Juan Giner

No soy un monstruo. Primera novela de Carme Chaparro. Y menuda novela. La compré con ganas, pero he tardado bastante en leerla. Una historia que he leído en muy poco tiempo, ya que te va atrapando a lo largo de toda la novela. La periodista ha sabido jugar muy bien con la intriga y con las diferentes fases que va cogiendo la trama.

Todavía recuerdo la fría mañana de hace más o menos un año y medio. Me acerqué a la Plaza Mayor para que Carme Chaparro me firmara la novela. Hablamos de mis gustos literarios y le dije que nunca había leído novelas de este tipo. Algo que todavía le causó más curiosidad a la periodista y presentadora. Lo que yo no sabía aquel día, era la historia con la que me iba a encontrar al empezarla a leer. Sublime. Un final inesperado. De los que pocos libros tienen.

Como ya sabéis, este no es mi estilo literario, pero debo decir, que Carme Chaparro ha conseguido que me empiece a picar la curiosidad por este estilo.

La novela arranca con el secuestro de un niño en un centro comercial. Las investigaciones llevadas a cabo por la inspectora jefa Ana Arén chocan de frente con los intereses periodísticos de una cadena de televisión bastante comercial, en la que trabaja Inés.

Ana e Inés, por otra parte, son amigas de toda la vida y se hacen favores mutuos. Pero, concretamente, este caso se parece mucho, respecto a la técnica de secuestro y al tipo de niño, a otro que hubo unos años atrás, y que nunca se pudo resolver. Un trágico y repentino evento hace que las vidas de Ana e Inés den un giro total, enfrentándose a un asunto que nunca hubieran pensado que ocurriría.

Inés se encuentra en un momento en el que, tras haber tenido un éxito increíble con su primera novela, su imaginación para escribir una segunda, ha caído en picado. Ahora, su editor la acosa para que se ponga las pilas y saque otro éxito, pero por más que investiga, piensa y acude a lugares siniestros en busca de historias, no es capaz de crear nada.

Por su parte, la jefa de policía, Ana Arén, es la responsable de la investigación del caso de unos niños que han sido secuestrados en un centro comercial de Madrid. A través de ella descubriremos su vida, sus amistades y el ritmo frenético que surge en un caso de este calibre. Comprobaremos de primera mano la presión a la que son sometidos los cuerpos policiales y seremos testigos de todo con lo que tienen que lidiar hasta llegar a atar cabos.

Carme Chaparro consigue con esta historia enganchar al lector a toda la trama y a toda la investigación policial, no queriendo soltar el libro bajo ninguna circunstancia. Te involucras en todo lo que está ocurriendo, transmitiendo tensión y angustia de manera magistral. Una historia que mezcla dolor, noticia, actualidad, sensacionalismo, intriga, dudas, amistad y un secuestrador al que encontrar.

En cuanto al final, debo decir que a mí, personalmente, me ha sorprendido de manera muy positiva, no me lo esperaba, me ha dejado boquiabierta y lo he disfrutado mucho. Me encanta cuando los autores me sorprenden con giros bien realizados y sin dejar cabos sueltos. Aunque estoy deseando saber qué ocurre con personajes como Joan, Nori o Ana Arén.

En definitiva, ha sido mi primera novela policiaca y a partir de este momento, sé que no será la última. Ya os adelanto, que la próxima reseña será de otra novela negra.

De momento, la historia de Carme Chaparro la califico con 5 estrellas, una historia brutal y 100% recomendable que me ha hecho híper cortos mis viajes en metro. Una pena que no pueda desvelar el final, lo más impactante de todo, pero creo que nadie que empiece esta historia se puede llegar a imaginar el desenlace. ¡Enhorabuena Carme!

nos encontrarás en

Share This