DERRIBANDO tabús sobre sexo.

k

por Gemma Juan

¿Crees que los mayores no practican sexo?, ¿qué no piensan en sexo? ¿qué no sienten ganas de practicarlo?, ¿crees que una mujer de 70 años no puede contarte nada sobre el sexo?

Sexo Aún es un ejemplo de que la gente mayor tiene las mismas necesidades, diferentes, pero sí, son necesidades por igual. Compuesto por 7 narraciones escritas a lo largo de treinta años por Arlene Heyman, una veterana psicoanalista neoyorquina que describe con precisión, naturalidad y mucha ternura algunas paradojas de la atracción sexual más allá de los sesenta.

Son historias de amor entre personajes agotados, solitarios, personas que pese a la edad que tienen no se resignan a dejar de buscar la sorpresa, la excitación o el afecto en la piel del otro, persiguiendo el deseo de forma, a veces, incomprensible, terca o vulgar. Un conjunto de relatos en los que la autora describe con detalle temas como la enfermedad, las relaciones entre padres e hijos en las distintas etapas de sus vidas, la soledad, la diferencia de edad en una pareja…

El sexo entre mayores sigue siendo un tema tabú y este libro, precisamente, tiene como objetivo desmontar esta idea que niega la posibilidad de placer a los más mayores. Las 7 narraciones son muy diferentes entre sí, unos personajes están solos, otros enfermos, pero todos comparten ese deseo por practicar el sexo, por hacer el amor con sus parejas. Hay un relato que realmente me ha impactado. Un hombre con leucemia que sigue teniendo las mismas ganas de practicar sexo con su mujer, de tocarla, de sentir sus pezones erectos, de satisfacerla…

De este libro me quedo con frases como: “Cuando lo único que tenemos frente a nosotros es la muerte, el sexo salva”.

¿Por qué nos resulta tan complicado imaginarnos a nuestros abuelos practicando sexo?, ¿por qué cuesta entender que sigan amándose y quieran expresarlo físicamente? Si ya resulta raro imaginarlo de nuestros padres, más lo es imaginarlo de nuestros abuelos.

Si tan modernos nos creemos para algunas cosas, para otras todavía no lo somos. Hay que superar ese rechazo de los hijos cuando la sexualidad de sus padres sale a escena. Así que no tengas reparo en hablar con tus padres o abuelos de sexualidad, quizás aprendas tú más de ellos que ellos de ti. Rompamos ese tabú. Superemos los prejuicios. Lee Sexo Aún, te sorprenderá

nos encontrarás en

Share This