Así comienza de Rachel Abbott

k

por Lara Vesga

La novela de Rachel Abbott comienza aventurando un final trágico y produciendo escalofríos desde la primera página. Hay un monólogo interior que te adentra en un personaje que no sabes quién es, algún flashback que te lleva a una situación a la que muchas más páginas adelante se le encuentra el sentido y una primera puesta en escena de unos policías que encuentran dos cuerpos cubiertos de sangre y enredados entre las sábanas de una cama. Al aproximarse más a los cuerpos, se escucha un gemido. Uno de los dos sigue vivo.

Por si aún no se había notado, esta es una de esas novelas cuya sinopsis conviene no avanzar demasiado. Pero sí se pueden dar algunas pequeñas pinceladas para que el futuro lector pueda ir abriendo boca. En “Así comienza” hay dos hermanos. Uno de ellos, Mark, acaba de perder de forma repentina a su primera esposa. La otra hermana es Cleo, quien no ha dejado de apoyar a su hermano desde ese terrible suceso. Ha estado pendiente de él en todo momento y le ha empujado a aceptar todo tipo de encargos que le han ido llegando a su estudio de fotografía, ya que ella es la mayor fan del trabajo artístico de Mark y quien más valora y cree en su potencial como fotógrafo.

Poco después de quedarse viudo, Mark conoce a Evie. Y aunque a su hermano se le ve más animado, hay algo en su nueva novia que no le gusta nada a Cleo. Todas estas malas sensaciones empeoran cuando Evie empieza a sufrir pequeños accidentes caseros. Hay moratones, quemaduras, una mano rota… Y una sospecha que se empieza a cernir sobre el entorno de la pareja. ¿Podría estar Mark maltratando a Evie? Su hermana está convencida de que él sería incapaz de algo así, pero con todo lo que vendrá después, hasta su inquebrantable fe en Mark podría empezar a resquebrajarse.

Rachel Abbott (Manchester, 1952) ha escrito un thriller adictivo e inquietante. Resulta muy interesante la forma en que lo ha planteado, dejando caer pequeñas tramas del pasado, soltando enigmas como si fuera migas de pan, para llevarte por un camino o por otro. Hay varios personajes que evidentemente guardan muchos secretos.

El lector se enfrenta por momentos a un puzzle que hay que ir armando página a página para entender el contexto y las motivaciones de los personajes. Otras veces, “Así comienza” es directamente un acertijo en el cual se juega con el lector, se le confunde. Puede que haya momentos en que no se sepa ni por dónde van los tiros de lo que está ocurriendo. Aunque a medida que se va avanzando en la trama, se puede vislumbrar una encrucijada en la travesía. Será el lector el que tenga que elegir entre uno de los dos caminos. Tiempo habrá después, al final, de saber si se había equivocado o si no.

Síguenos

Share This