Malasangre de Helena Tur 

k

por Vanessa Díez Tarí

Ser mujer siempre ha sido duro. Adinerada o pobre, siempre bajo la sombra masculina. Cuanto más alejada de las comodidades más necesario el trabajo para llevarse algo a la boca. Una mujer sin familia debía tener determinación para enfrentarse a los peligros. En los parajes rurales serán las mujeres las que saquen adelante muchas labores aunque queden tras los maridos. Ellas tendrán voz en lugares tan alejados por la fuerza de la costumbre.

Henar ya tiene dieciocho años y las monjas del hospicio dónde se ha criado no pueden acogerla de vuelta si no va a entregarse por vocación. Debe buscar trabajo de nuevo tras la muerte de su señora. Al llegar noticias de que la niña que enviaron al Bierzo ha muerto se presenta por su cuenta y riesgo para pedir el trabajo en la granja de abejas. Descubrirá que en la nueva casa donde trabaja la apicultora es Baia, una tosca gallega parca en palabras, casada en segundas nupcias con Hurtado, hombre cruel con negocios poco claros. Además vive en aquella palloza una niña, fruto del primer matrimonio, con problemas de aprendizaje a la que Henar ayudará, tomándole cariño. Es una casa humilde pero le dan de comer y cobijo.

Una serie de muertes de niñas en extrañas circunstancias mantendrá a los habitantes de la comarca bajo sospecha. Los que tienen hijas estarán con el alma en vilo al ir viendo que las desapariciones se van acumulando y los Guardia Civiles no encuentran sospechosos.

Llegar al capítulo veintiséis pareciendo que la novela es predecible y que el culpable es demasiado evidente, después todo da un giro trepidante en las últimas sesenta páginas. Todo hay que decir que no tuve un buen comienzo al haber un par de repeticiones distintas ya en el primer capítulo pero la historia fue ganando a lo largo de las páginas. Helena Tur nos ofrece una joven protagonista apasionada que ansía conocer todo lo que le rodea y seguramente os cautivará por su fuerza e ímpetu. Es una mujer que se sale de lo establecido pues siendo criada en un hospicio de monjas y entrando al servicio de una casa, aunque fuera humilde, debería ser más sumisa y comedida, ya que la historia sucede en la segunda mitad del siglo XIX. En cambio, al haber estado al servicio de una señora que abrió su mente y su voz crítica, siendo una mujer formada, saber leer y escribir en la época es un lujo al alcance de muy pocas mujeres, termina pensando por sí misma y arriesgándose en muchas ocasiones de forma poco prudente en vez de bajar la cabeza y servir y callar. Será la dueña de su destino.

En Malasangre de Helena Tur, no hablamos de Malasangre de Michelle Roche Rodríguez, aunque en ambas se utiliza el término de “malasangre» en la que nos ocupa tanto para referirse a la crueldad de los miembros masculinos de una familia como de una enfermedad y en la segunda para tratar la hematofagia que hereda la protagonista. En esta novela histórica ambientada en el Bierzo de la segunda mitad del siglo XIX podréis encontrar además de asesinatos, una incipiente historia de amor que aparece en el lugar más inadecuado, cuando no se espera y con alguien que una no imaginaría, pero es algo que las almas sienten. Además de adentraros en los preciosos parajes de aquella zona del norte peninsular.

 

Síguenos

Share This