El trabajo nos está matando de Jeffrey Pfeffer. 

k

por Rubén Olivares

Fuerte, ¿verdad? Que alguien nos diga con tanta claridad que ese trabajo que tenemos para poder vivir nos está, literalmente, consumiendo la vida resulta duro. Pero quien lo dice es un experto en la materia, el profesor de la Universidad de Stanford Jeffrey Pfeffer, uno de los más grandes “influencers” del “management” que nos advierte del peligro que, sin llegar a convertirnos en “workacoholics”, nos depara el mundo actual del trabajo. El libro nos expone una realidad que todos hemos experimentando alguna vez a lo largo de nuestra vida laboral, a saber, que el ritmo de trabajo al que nos someten las empresas nos exige que sacrifiquemos nuestra salud en aras de la productividad empresarial. Como recoge en el prólogo Nuria Chinchilla, profesora del IESE, esto es resultado de las decisiones empresariales que consideran a los empleados como “piezas mecánicas de un engranaje, sin tener en cuenta cómo son devueltos a sus familias tras jornadas interminables”. Una verdad tan incómoda de afrontar como visible, en una sociedad en la que los valores humanos y las materias que pretenden inculcarlas – filosofía, humanidades, ciencias sociales – son eliminadas paulatinamente en aras de incrementar los valores económicos y financieros, valores que, de seguir así, serán insostenibles a largo plazo, dado que nos abocan a crear una sociedad enferma.

Parece que el lema “el trabajo es salud”, al que algunos socarronamente responden “entonces que trabajen los enfermos”, parece tener poca veracidad. En las sociedades de la opulencia en la que algunos vivimos, cuanto mayor es el bienestar material del que disfrutamos, mayor es el malestar emocional que padecemos. Estamos sacrificando nuestra salud mental y emocional por perseguir un bienestar material que no nos reporta la felicidad que anhelamos. Vivimos bajo la tiranía del estrés laboral y la inseguridad económica, problema que afecta a la mayoría de los empleados y que acaba derivando en una pérdida de compromiso con la empresa y en altas tasas de abandonos de empleados en búsqueda de mejores condiciones laborales, no siempre ligadas a un mejor salario. La epidemia de estrés laboral que asola al mundo del trabajo en todos sus campos acaba afectando a la salud mental y física de los empleados, generando ansiedad, trastornos obsesivos, depresión y otras enfermedades mentales que acaban derivando en algunos casos en el suicidio. Y cuanto mayor es la categoría laboral y su retribución, mayor es la tasa de estrés y la posibilidad de que se traduzca en infartos de miocardio o suicidios, incapaces de gestionar la presión y la ansiedad. Por supuesto, esto también ataca, paradójicamente, a los beneficios laborales, pues tensionar las jornadas de trabajo y llevarlas al límite, lejos de traducirse en un incremento de los beneficios empresariales, genera una caída de la productividad y los beneficios.

En “El trabajo nos está matando”, Pfeffer nos ofrece un manual práctico para que trabajadores, empresarios y gestores políticos sean capaces de implantar un modelo laboral que permita mejorar los lugares de trabajo en los que pasamos un tercio de nuestra jornada, lo que se traduciría en un incremento de la productividad y los beneficios empresariales. A través de su experiencia profesional y personal, Pfeffer nos muestra como una mala praxis profesional deriva en un clima laboral tóxico que hace enfermar a los empleados, ya sean trabajadores manuales o altos directivos, que acaban traduciéndose en prolongadas bajas laborales o en suicidios. Un libro que es un grito de atención para que no asumamos que estas muertes forman parte del sacrificio que tenemos que hacer para mantener la economía y el sistema social en el que vivimos. Pfeffer no está de acuerdo con esta idea y nos ofrecer orientación, consejos y posibles soluciones prácticas para que empleados, empresarios, agentes sociales y gestores políticos podamos aplicar medidas que mejoren el bienestar del entorno laboral para que este se convierta en un lugar más humano y saludable.

 

El trabajo nos está matando

Síguenos

Share This