UA101349465-1

Green Class 3 Caos desenfrenado, de David Tako y Jérôme Hamon. 

k

por Lara Vesga

Después de dos primeras entregas, Pandemia y Alfa, en las que se nos hacía una composición de lugar sobre lo que íbamos a encontrarnos, a saber, la expansión incontrolada de un virus que transforma a los humanos en criaturas deformes desprovistas de voluntad y un grupo de jóvenes canadienses que se encuentran sumidos en pleno meollo, Caos desenfrenado se mete de lleno en los tejemanejes de esta pandemia, explicando parte de los porqués que los lectores nos veníamos preguntando.

Había ganas de este tercer libro tras el final de infarto de la segunda entrega. Encontraremos esta vez al grupo de amigos metidos en serios aprietos, mientras van asimilando que aquello a lo que se enfrentan es incluso más gordo, mucho más gordo, de lo que en un principio se pensaban.

En Caos desenfrenado se añade al devenir de la historia Lyauthey, un misterioso personaje que parece manejar los hilos de todo el tinglado, aunque nadie sabe muy bien ni quién es ni de dónde ha salido, pero pronto parece claro que todo el mundo, humanos y no tan humanos, le respeta, le protege y le secunda en todas sus órdenes sin rechistar. Es por Lyauthey que el grupo de amigos puede poner ya nombre a las criaturas que empiezan a poblar el planeta, los shoggoths.

A todo esto, Sato, Linda, Lucas y el resto comienzan el salto a la madurez llevados por unas circunstancias que requieren de ella y tomarán decisiones que dejarán claro que ya no son unos niñatos sacudidos por las hormonas.

Los franceses Jérôme Hamon y David Tako, guionista e ilustrador, vuelven a la carga engordando una saga que promete un largo e interesante recorrido. Por si no fuera poco con la multiplicación incesante de los soggoths, este virus provoca también en quienes no están infectados unas extrañas pesadillas que les conectan con mundos paralelos, a la vez que intentan evitar otro terrible efecto: las irrefrenables ganas de suicidarse que genera en ciertos humanos.

El título le viene como anillo al dedo a Caos desenfrenado. La acción es imparable y la sucesión de acontecimientos nos precipita, junto a los protagonistas, a un final de entrega estremecedor que nos pillará, con los pelos de punta, rogando por una cuarta parte de esta historia.

Síguenos

Share This