UA101349465-1

Perro malo de Alex Smith. 

k

por Ana Olivares

Perro bueno versus Perro malo. 

Cuando leí el título de este thriller pensaba que no era acertado; parecía no hacer justicia a los cánidos. Sin embargo, pronto salí de mi error al comprender el porqué del nombre. Y vaya si he disfrutado averiguándolo. En esta novela policial con tintes de thriller, tenemos crímenes que resolver, misterio y folklore por doquier.

Robert Kett, nuestro detective protagonista, regresa a la acción tras una baja por las heridas sufridas en su último caso. El comisario del condado de Norfolk, Clare, lo ha llamado para que se encargue de la investigación de un asesinato que está perturbando a la población. Han encontrado el cuerpo de una joven sin vida que parece haber sido asesinada por un gran can, salvo que algunas de sus marcas sólo podrían haberlas hecho un ser humano. Con esta incertidumbre inicial en el pueblo no se deja de hablar de la leyenda de Old Shock o Black Shuck, el mítico “perro endemoniado” que asola los bosques de Inglaterra en busca de nuevas víctimas que devorar. Aunque esta leyenda se mencione de pasada, cuál anécdota, sería interesante buscar información, dando rienda al misterio de lo sobrenatural. No os defraudará.

El inspector jefe Kett, responde a la llamada del comisario Clare, junto a sus compañeros el inspector Pete Porter y la agente Katie Cruel; que aún no se ha examinado para convertirse en detective, aunque ni falta le hace dada su pericia policial; son quienes llevarán el grueso de la investigación. Juntos nos ofrecen una parte muy humana, enfatizada por la situación de Kent, quien se está haciendo cargo de sus tres hijas completamente solo. Las menores Alice, Evie y Moira nos ofrecen la parte entrañable y cómica de la novela. Además, las relaciones entre los compañeros con los que comparte una amistad hogareña y natural, ayudan a caracterizar a los personajes y ganando realismo dentro de la ficción. También resulta muy coherente la investigación policial en sí, con interrogatorios, pistas -a veces falsas- y pesquisas que nos revelan un gran trabajo de argumentación sin ser pedante para el lector. Todo en su justa medida y sin medias tintas haciendo más amena e interesante su lectura. Por otro lado, la depresión que arrastra nuestro personaje, en analogía es similar a un gran perro enorme y negro que se coloca a su espalda para atormentarte y pesarte como una lápida. Y es que lidiar con un caso de un asesino en serie mientras te ocupas de un hogar capitaneado por tres niñas e intentas sobrellevar la extraña desaparición de tu mujer, no debe de ser bueno para el estrés.

Bien es cierto que se trata de una saga protagonizada por el detective Kett, pero no es necesario tener constancia de cualquier otra entrega, son casos independientes que se cierran en cada tomo. Es una forma de dejar elegir al lector, decidir si quiere o no ahondar en la saga, ya que sí que existe un final abierto que no tiene nada que ver con el argumento que abordamos, pero sí con la desaparición de su mujer. Dejándonos la puerta abierta a una futura entrega en la que, al parecer, resolveremos este gran misterio que condiciona la vida de Robbie.

Alex Smith no ha dejado nada al azar. Merece la pena disfrutar del misterio que entrañan los bosques de Norfolk y Suffolk, condados vecinos de Norwich, Reino Unido.

¿Eres un perro bueno o un perro malo?

 

Perro malo

Síguenos

Share This