UA101349465-1

Todo va a mejorar de Almudena Grandes

k

por Gemma Juan Giner

Todo va a mejorar de Almudena Grandes

Todo va a mejorar de Almudena Grandes

Debo confesar que la última novela de Almudena Grandes, “Todo va a mejorar”, me ha dejado sentimientos encontrados.

La pandemia y el coronavirus animaron a la autora madrileña a suspender sus “Episodios de una historia interminable” y a embarcarse en esta novela. La muerte de Almudena Grandes, en noviembre de 2021, ha privado a los lectores del desenlace de los Episodios, pero a cambio, nos ha regalado esta historia que parece extraña en la literatura de Grandes, pero que enlaza con muchas de sus preocupaciones literarias.

Esta novela póstuma es diferente a las demás, no es un viaje al pasado de España, a nuestra historia, sino una distopía sobre el futuro inmediato inspirada en el confinamiento.

La premisa es extraordinaria. Tras el confinamiento, un empresario de éxito decide crear un nuevo partido político y unas nuevas estructuras para que el país funcione como una empresa. Juan Francisco Martínez Sarmiento no es enemigo de la democracia, al contrario. Para él, el fascismo no representa una solución, sino una amenaza. El poder no le atrae como proyecto personal, sino como una simple herramienta para ganar tiempo, un instrumento imprescindible para empezar a curar las heridas del planeta. Y lo primero que hace es rodearse de virólogos y de hackers. Pero también cuenta con representantes de las Kellys, de los repartidores en bicicleta, de feministas, ecologistas, padres y madres de niños con enfermedades raras, influencers implicadas en causas solidarias… Estos, y no los despechados, serían quienes llegarían al poder en unos años.

Con todos ellos, Juan Francisco Martínez Sarmiento, también conocido como El Gran Capitán, crea un partido nuevo, que a diferencia de todos los demás, no está inspirado en ninguna ideología, ni de izquierdas, ni de derechas ni de centro. Aspira al poder con la convicción de que es posible hacer otra política y gestionar España con los criterios de eficacia, creatividad y rentabilidad que definen la gestión de las empresas excelentes.

Por lo que respecta al título, es una ironía, ya que se trata del eslogan del nuevo partido que, aprovechando el miedo de la pandemia, suprime las libertades de los españoles, la libre circulación, internet, el parlamento y la democracia.

Sin duda alguna, lo mejor de la novela es la capacidad que tiene para hacer reflexionar al lector. Debemos tener en cuenta que este libro se empezó a escribir durante el confinamiento y en él se ven muchas de las inquietudes que se nos presentaron en ese momento. A través de esta historia, la autora nos hace reflexionar sobre temas políticos, sociales, humanos, etc.

El problema es que considero que la historia transcurre de una manera muy lenta. No es una lectura compulsiva, ni tiene grandes acontecimientos. Es más una novela de reflexión y, por eso, se puede hacer un poco pesada en algunos momentos en los que parece que no va a pasar nada.

“El coronavirus nos ha enseñado que es muy fácil confinar a la población de un país entero. Conseguir que sus ciudadanos renuncien voluntariosamente a los derechos y las libertades que sus antepasados conquistaron con sangre en una lucha que duró siglos”.

Acabé el 2022 leyendo esta novela, la primera lectura del 2023, despidiendo a esta gran escritora que ha sabido dar voz a los perdedores. Su marido, al final de la novela, explica el proceso de escritura del libro, las fases de la enfermedad de Almudena mientras lo creaba y cómo él tuvo que acabar el último capítulo con las directrices que ella le dio antes de morir.

Unas páginas realmente emocionantes en las que se reflejan estas palabras que Almudena Grandes escribió antes de morir: “Durante todo este proceso he estado escribiendo una novela que me ha mantenido entera, y ha trazado un propósito para el futuro que me ha ayudado tanto como mi tratamiento”.

Síguenos

Share This