HISTORIAS DE LA TIERRA INCONTABLE: CÍRCULO PRIMERO: EL DESPERTAR de HÁZAEL GONZÁLEZ.

k

por Ana Olivares

“El nacimiento de una guerrera, cuál Venus de Nilo” 


Hacía meses que no me leía una novela de fantasía y eso que se trata de uno de mis géneros preferidos. Por lo que Círculo Primero: El despertar, la primera entrega de la saga de Házael González me ha hecho reencontrarme de nuevo con la magia. Se trata de una obra apta para todos los públicos que nos transportará a un mundo único repleto de seres extraordinarios que nos darán la mano para perdernos entre sus páginas.


Tenemos una protagonista principal, que nace o despierta tras una cruenta batalla al lado del mar. No sabe cómo se llama, no sabe si es humana, pero está convencida de que su nombre es la clave de todo. Iniciamos así un viaje hacia el autodescubrimiento, un camino hacia un destino predeterminado que viene acompañado de toda clase de encuentros y enseñanzas de fábula, ya que una serie de animales y seres fantásticos la ayudarán a recordar. Desde una gata gigante, un caballo amigo de los unicornios, la remontada del río a lomos del Gran Salmón o la visita a la montaña donde mora el mago (también sin nombre) hasta las profundidades de los mares para conocer a una reina sirena o a un hada en un fondo del lago (y un sinfín de personajes y aventuras sin mencionar). Todo narrado de forma sencilla, pero con una sensibilidad especial que nos hace recuperar esa inocencia perdida en la mirada, casi pura, que nos reconcilia con nuestro niño interior. Además, el marcado simbolismo de las conversaciones nos ayudará a replantearnos esas verdades existenciales, esenciales y básicas que la mayoría de nosotros habíamos olvidado. A la vez que encontramos una crítica explícita hacia el ser humano, cómo su ansia de poder y corrupción lo hacen ser culpable de la mayoría de los males que azotan este mundo, y sin embargo, los seres los exculpan diciendo que sólo están enfermos; lo que nos transmite que aún hay esperanza para el cambio. También es original la forma en la que se describe el sexo o el amor carnal, no se menciona de otra forma que caricias desmedidas y libres de prejuicios o género, como una especie de poliamor.


Se trata de un canto de esperanza. Un universo entero por descubrir que nos abre las puertas hacia la mente inventiva de nuestro autor. No se trata de la típica novela de aventura épica fantástica, ya que se centra más en las enseñanzas de los animales de leyenda que aparecen en ella, que en una trama enrevesada tipo Juego de Tronos. Pero sí inicia claramente el camino del guerrero, justo después de averiguar su nombre existe un final abierto que precede la saga. Evidentemente no os vamos a desvelar el nombre de nuestra protagonista, tendréis que descubrirlo vosotros. Pero sí garantiza imaginación, magia, naturaleza y amor, palabras que parecen simples y sin embargo encierran grandes verdades que podrían ayudarnos a dejar de creernos el epicentro del Mundo.


Imagino que la sensibilidad de la que hace gala nuestro autor en esta primera parte de una saga que promete; acabará haciendo mella en muchos de vosotros; ya que cada cual saque sus propias conclusiones. La mía es que el Círculo del despertar te devuelve a la infancia, a la pureza de una edad en la que aún no necesitas juzgar y por tanto, eres feliz. Te regala la oportunidad de comprender que la vida puede ser una aventura en la que cada día se puede descubrir algo nuevo.


Por último, comentar que las descripciones del entorno, de las localizaciones o de los personajes hace aún más atractiva esta lectura recomendable para niños, adolescentes o amantes del género.  

nos encontrarás en

Share This