Las flores perdidas de Alice Hart de Holly Ringland.

k

por Vanessa Díez Tarí

Coger aceitunas es un recuerdo de la infancia. Las pocas veces que tuve que ir al campo a poner las telas fue con mi abuela. Verla pasar las manos por las ramas, sobre el fruto y hacerlo caer. También usaba una caña larga para hacer que las aceitunas cayeran. Su sombrero de paja cubría su rostro para protegerla de aquel sol abrasador de Levante. Sobre su vestido un delantal y una alpargata cómoda y harta de uso. La aceituna manchaba manos y ropa había que ser cuidadosa y diestra, la postura para no forzar la lumbar ya era costumbre. Recuerdos cargados de silencios. Me enseñó a enfrentar la vida pero se llevó los secretos. Todo aquello que era difícil decir con palabras lo guardó muy dentro.

“Las flores perdidas de Alice Hart” de Holly Ringland nos habla de secretos guardados. El dolor de cada generación volcado sobre la siguiente que no sabe nada de la herida lacerante que queda pendiente. Nuestra protagonista es la última descendiente de una saga de mujeres que desarrollaron un don con las flores para salir adelante pero que pagaron un alto precio al sacrificar el amor, pues los hombres las acercaron a la tragedia y al sufrimiento.

Alice desde pequeña conoce lo que es el dolor. Su padre maltrata a su madre. Viven los tres prácticamente aislados en una cabaña a las afueras del pueblo y cerca del mar. Una noche de tormenta se queda sola y decide descubrir qué esconde su padre en el cobertizo. Cuando despierta en el hospital ya ha sucedido todo. Sus padres han muerto y su abuela, a la que no conoce, vendrá a recogerla para que vaya a vivir con ella. Aprenderá a sanar y recuperar su voz en aquella finca llena de flores. Pasará su duelo entre pesadillas callada pero poco a poco se dejará querer de nuevo tanto por las mujeres que viven allí como por su vecino.

Su abuela ha tenido una vida de sufrimiento. Su hijo se marchó violentamente para no volver y diez años después las noticias que tiene es que ha muerto y que tiene una nieta y un nieto. No se ve capaz de hacerse cargo de ambos y tan sólo se lleva a la niña que ya es algo mayor. Pero calla. No es capaz de contarle a aquella niña las historias del pasado que aún duelen. Bebe e intenta olvidar. Pero los fantasmas siempre están. Su nieta siempre le reclama saber y finalmente le exigirá conocer su historia y la de sus padres. Será otra noche de tormenta la que lo cambiará todo de nuevo. Alice abandonará la finca hacia el desierto para encontrarse a sí misma. En aquel paraje lleno de historias sagradas repetirá los patrones marcados por sus ancestras pero también descubrirá su fuerza y decidirá el rumbo de su vida para avanzar.

“Las flores perdidas de Alice Hart” es una bella historia de una saga de mujeres, los secretos escondidos entre generaciones que sólo mantienen el dolor y la herida. Holly Ringland nos lleva a través de las flores y las generaciones que han ido callando las desgracias. Cada flor tiene un significado y a través de su lenguaje muchas de ellas dicen lo que no son capaces de decir con palabras. Además es una cuidada edición con el detalle de las ilustraciones de las flores con su descripción y significado al comienzo de cada capítulo. Atrévete a descubrir Australia. 

 

Las flores perdidas de Alice Hart de Holly Ringland

Síguenos

Share This