UA101349465-1

El vals hacia atrás o Los espíritus de la familia Prischinger de Vea Kaiser 

k

por Vanessa Díez Tarí

Últimamente me rodea la muerte en mis lecturas, no sólo en el telediario está presente. Las cifras de muertos suben y suben. Son demasiados. ¿Y cómo nos enfrentamos a la muerte y a las desgracias? ¿Cómo nos hacemos cargo del dolor y la pérdida? En esta sociedad que vive con los ojos cerrados al dolor es un gran reto gestionar los propios muertos. Otras sociedades como la mexicana por ejemplo con sus rituales del Día de muertos van transitando desde la infancia de un modo más natural la pérdida. En cambio nosotros cerramos los ojos y apretamos los dientes y hacer como que no pasó, callar y tragar la tragedia sólo retrasa la hecatombe del dolor reprimido que estallará en algún momento. Es necesario despedirse, llorar y dejar partir.

La autora Vea Kaiser con “El vals hacia atrás o Los espíritus de la familia Prischinger” me ha ofrecido otra forma de ver la muerte, más amable, cercana e incluso divertida. No me refiero a que la muerte sea divertida, si no a relativizar la forma de ver las cosas e incluso ser capaces de reír en medio de la tragedia. He reído con esta disparatada novela y más cuanto avanzaban los protagonistas en su azaña de llevar al tío muerto a su pueblo donde quería ser enterrado. Sentar a un muerto como copiloto maquillado y pertrechado de gafas y sombrero no debe ser sencillo. Pero las situaciones que se les presentan merecen la pena, incluso la comprensión de algunos personajes que les descubren. Con la crisis que nos azota si te vieras obligado a tener que dejar sin pagar el seguro de muertos ¿no harías todo lo necesario por cumplir la última voluntad de un ser querido? Más de uno se arriesgaría seguro.

Y el presente va entrelazándose con el pasado capítulo a capítulo revelándonos las razones de los particulares caracteres de las tías, que son los mejores personajes sin duda de esta novela. Tres hermanas que se criaron en una humilde fonda enmedio del campo donde por culpa de la guerra la madre quedó sola con los chiquillos y viéndose en momentos difíciles para sacarlos adelante. Una se casó, otra se hizo monja y la más pequeña aprovechó que podía ayudar con la niña a su hermana para ir a Viena y terminar encontrando trabajo. Finalmente juntas en Viena lejos de los años oscuros de la guerra y del traumático suceso del que acordaron callar.

Ahora no se les ocurre mejor forma de rendir homenaje al único hombre que siempre las ha apoyado en esta vida que acompañar al muerto en su último viaje hasta el pueblo de su infancia y para ello al necesitar a un chófer no se les ocurre otra cosa que meter a su sobrino en el ajo que al ser actor en horas bajas está viviendo con ellas y se ve enmedio de todo este disparate. Una novela muy recomendable.

 

El vals hacia atrás de Vea Kaiser

Síguenos

Share This