UA101349465-1

Manual de despedidas de Jana Beňová. 

k

por Vanessa Díez Tarí

Él se vino a casa de mis padres. Allí éramos dos adolescentes egoístas y nosotros. Sus fantasmas y los míos. Éramos demasiados. El proceso de escritura de aquella primera novela fue traumático. La oscuridad del pasado. Lo no resuelto. Secretos de familia. Lo encontraba muerto al volver de trabajar y no pude con ello. Seguimos durante un tiempo dando vueltas y haciéndonos daño el uno al otro. Pero ya había vuelto a casa de sus padres. Al nido.

Jana Beňová en “Manual de despedidas” nos desgrana la cotidianidad de unos personajes a través de su humor negro que llega a alcanzar situaciones surrealistas. La crecida del río como estado emocional, lugar al que acuden para templar las emociones. Sus alter ego que ella misma va descubriendo. Habla de ella y de todo. A su alrededor lo cotidiano se convierte en tema de ficción y lo alarga y lo aleja de la realidad hasta desvirtuarlo. Y ya no importa si nos habla del vecino, del barrio, del café donde se reunen, de su amiga, de la infancia y la juventud perdidas, de la locura, del amante, de la convivencia e incluso del Alzheimer.

El universo propio de Beňová nos lleva a través de textos entrelazados que se superponen ofreciéndonos conexiones entre ellos y llevándonos con rapidez a un lugar inesperado. El mundo creativo es convulso y cambiante. Llenar la nevera es una necesidad que puede alejarte de la inspiración. Puede destruirte. Echarte en brazos del alcohol o de la locura y hacerte desaparecer. 

Jana Beňová no muestra una vida idílica de los creadores. Deja al descubierto su oscuridad. Él y ella enfrentan sus fantasmas. Descubrimos sus procesos y a lo que han tenido que renunciar. El sexo, la carencia, las manías e incluso la muerte. Todo queda al descubierto.

“Manual de despedidas” fue ganadora del Premio de Literatura de la Unión Europea en 2012. Si le damos la vuelta nos dice la contra que Jana Beňová retrata la vulnerabilidad de una generación y nos menciona el fin del socialismo soviético y aquel futuro truncado, pero realmente veo que retrata a los escritores que no son capaces de enfrentar la precariedad de la crisis económica de su tiempo y viven de forma onírica aferrados a cualquier sustancia para permanecer fuera de la realidad. Este es un reflejo irónico de los creadores y no importa si son eslovacos o españoles el fondo es básicamente el mismo y los que sean capaces de enfrentar las catarsis de la vida permanecerán y los que no serán pasto del olvido.

Manual de despedidas de Jana Beňová

Síguenos

Share This