UA101349465-1

Por Vanessa Díez.

La televisión es una dama dura y exigente. A sus adolescentes aventajados les da series que les convierten en sex symbols en su momento de más vulnerabilidad. Después para mantener su estatus luchan por seguir en la brecha, aunque nunca vuelva a ser lo mismo. Jamie siempre ha dado vueltas en su interior, ya que el cine no le ha dado espacio del mismo modo. A sus 42 años ya se ha dado tregua desde aquella adolescencia. Cuando tienes 22 o 23, piensas que el mundo gira a tu alrededor, y me sentí así por mucho tiempo. Pero acabo de cumplir 30 años, y me encanta! Te das cuenta, ‘Nena, no es todo eso. “Y tú no lo eres! No eres más que una mujer por ahí haciendo algo que ama.

De Cindy a Marianne pasaron dieciséis años. Fue la guapa pelirroja adolescente en la familia Lubbock de Somos 10, aquella serie de los noventa basada en el personaje del entrenador Graham Lubbock que había aparecido en algunos episodios de Los problemas crecen, no llegaría a igualarla nunca pero entretenía. En Melrose Place fue Lexi Sterling. En Matrimonio perfecto era Marianne, una asesina.

Aún recuerdo aquel capítulo de Somos 10 en el que ella conducía un programa de radio y se llegaba a dejar entrever que su personaje no era tan tonto como parecía, la verdad es que no salió mucho del estereotipo de guapa/tonta como Joey en Blossom. Al final un hombre comentaba, seguro que no es muy agraciada, pues las chicas listas no son bonitas.

Su carrera es principalmente televisiva, aunque tenga algunas películas, por ello no es extraño haberla visto en algunos episodios de CSI o Navy NCIS: Investigación criminal como también apareció en su momento en Los problemas crecen. Desde 2009 hasta 2011 fue Liza Colby en la serie All My Children de la ABC.

Caminando por los pasillos has sido su último trabajo, una película para televisión. Ahora ya no es la atractiva adolescente que aprovecha sus encantos para conseguir sus objetivos, sino la madre de la protagonista, quien se mete en líos por vivir todo aquello que llega a su alcance sin pensar en las consecuencias, mientras su madre lucha por conseguir seguir hacia adelante, pues su matrimonio está terminado y su marido no parece querer darse cuenta. Un hogar desestructurado, malos tratos, unos amigos que viven al límite, divorcio, prostitución, … agitando estos ingredientes tenemos la trama de una película para mujeres que encaja en la serie B de los sábados por la tarde. Dos mujeres, madre e hija, son protagonistas en dos puntos antagónicos, el comienzo de la vida y la madurez, una arremete contra el mundo sin saber lo peligroso que puede llegar a ser adentrarse en ciertas cosas sin tener ninguna protección, la otra desprotegida y consciente de que no tiene nada que perder decide luchar para poder volver a empezar.

Share This