UA101349465-1

elinviernomaslargo_g

La montaña esconde peligros; sus habitantes terribles secretos.

Por Ana Olivares

Esta semana os presento “El invierno más largo” debut de Cecilia Ekbäck, una escritora sueca por la que ha apostado editorial Roca para este 2016. Y es que la literatura nórdica está de moda pues desde hace apenas unos años está irrumpiendo de manera exponencial dentro del mercado literario español gracias al valioso trabajo que prestan los distintos y desconocidos traductores.

Tenemos pues una novela narrativa ambientada en el año 1717 situada en la antigua Laponia de Suecia, concretamente en Blackåsen, una región montañosa y angosta a la que varios grupos de familias procedentes de Suecia, Finlandia y Noruega han emigrado. Algunos de estos colonos llevan años asentados tratando de sobrevivir en un territorio hostil sujeto a difíciles condiciones climáticas y geográficas. Además deben afrontar los problemas de coexistencia entre su cultura y religión con la autóctona de las minorías étnicas que pueblan la zona; y pese al “sistema” de cristianización que acompaña toda colonización, los lapones se resisten a abandonar sus creencias animistas basadas en la idea de que todo elemento natural, ya sea animal, vegetal o mineral es considerado un “alma viviente”, y por tanto, venerado y temido al mismo tiempo. Esto supone un choque de culturas en la que ni “Dios”, ni la propia razón, podrán dar respuesta a los hechos insólitos que aquí se suceden.

Como la densa niebla que cubre los valles de Blackåsen, el misterio nos los trae la familia protagonista que compra la granja familiar del tío Teppo Eronen. Procedentes de Ostrobonia, el pater familis es Paavo Ranta, un marinero que ha abandonado su oficio porque repentinamente le da miedo el mar; quien junto a su paciente e inteligente mujer Maija Harmaajärvi, iniciarán una nueva vida junto a sus dos hijas Frederika de dieciséis y Dorotea de tan solo seis. Pero lo que comenzaba siendo un futuro prometedor se convierte en una pesadilla nada más instalarse y darse cuenta de que tanto la casa como las tierras de cultivo son baldías. Por si fuera poco encuentran a pocos metros de sus tierras el cadáver de un hombre, lo que los obligará a presentarse ante todos sus vecinos como los descubridores de un mal que azota la zona desde hace años…y para mayor tensión argumental, Paavo debe regresar a la ciudad para ganarse un sustento dejando solas y al frente de la granja a estas tres supervivientes que tendrán que hacer frente al “Inverno más largo”.

Terribles ventiscas, nevadas que anegan casas y valles, duras condiciones de vida que perfilan el carácter de estas guerreras que no abandonarán jamás pese a las circunstancias. Sin embargo, la trama no se centra en estas cuestiones, quedan como telón de fondo, ya que su autora ha elaborado una especie de thriller histórico donde comparten protagonismo Maija y Frederika. Maija, como “mujer tierra” (matrona) que ha recibido sus conocimientos de la abuela Jutta, tratará de ayudar a las mujeres del pueblo, y a su vez ayudará al párroco de turno a obtener datos que esclarezcan el supuesto asesinato del hombre hallado. De forma paralela, Frederika tratará de solucionar los problemas que le acarrean su inesperado Don en secreto, y tan solo encontrará respuestas entre los lapones que todavía creen en los espíritus.

Sin duda se trata de un debut prometedor, con una prosa sugestiva que mide el tiempo y nos transporta a escenarios inmensos y perturbadores que nos sumergirán dentro de una atmósfera de misterio, misticismo y naturaleza salvaje repleta de secretos por desvelar. Una novela de nuestro tiempo con aires ancestrales que nos evadirá como en sueños entre sus páginas.

Share This