UA101349465-1

Descubrimos a Las Chillers

Por Sandro Maciá

Yo no sé si será por esta moda del running, por el furor de las carreras infinitas que terminan por precipitar a nuestros corazones –pasivos amantes del cerveceo y de la vida sedentaria y aderezada con nicotina- a los infartos menos pensados, o por el fanatismo hacia las interminables tandas de ejercicios de gimnasio entre asientos de cuero sintético y máquinas de pesas y abdominales. Ni idea. Pero lo que está claro es que hay seis chicas en Madrid que han sabido conjugar aquello de “Impossible is nothing” –que rezaba la marca de las tres rayitas- y aplicar la determinación del motivador “Just do it!” –mítico consejo de la mundialmente conocida multinacional del enorme “tic”- para ofrecer al mundo un proyecto brutalmente original y necesario, es decir, para dejar de lado su anonimato y empezar a ser conocidas como lo que son: el fenómeno más admirado de cada festival que pisan, ¡Las Chillers!

Y es que, desde su debut como cabeza de cartel en el “Hija Qué Seca Fest” de la sala Siroco, allá por 2014, Rocío (Voz), Laura (Guitarra y Voz), Espe (Guitarra y Voz), Adela (Teclados), Belén (Bajo) y Pilar (Batería) no han parado de pasear su talento “músico-teatral” por los principales eventos de referencia en nuestro país –véase el Low Festival (Benidorm) o el World Pride (Madrid)-, ofreciendo al público un show cargado de ironía, positivismo y desinhibición artística que termina por acabar configurándose como la alternativa  perfecta a los clásicos conciertos de “front raw” y como una nueva fórmula musical que retoma el valor de la versión, de la reinterpretación y del disfrute colectivo de una serie de canciones que, le pese a quien le pese, son el mayor exponente del pop propiamente dicho, en cuanto a su naturaleza de himnos que gozan de la popularidad que sólo el gran público y el poso intergeneracional puede conferir.

Siempre enérgicas y afanadas en perpetuar su oda a la cultura del temazo, Las Chillers traen ese desenfadado toque que nos faltaba en un panorama donde las remezclas de los pinchadiscos parecían ser la única vía de escape a las bandas tributo, recuperando temas de Cecilia, Fabio McNamara, Rebeca, Alaska, Camela, Las Grecas, Rocío Jurado, Mecano, Marta Sánchez, Mónica Naranjo y de otros tantos grandes de sus respectivos géneros, sin importar la época ni los prejuicios.

Un desenfado, este, que se materializará mediante su habitual modus operandi basado en el eclecticismo y el amor por y para la música que más nos emociona –literalmente, ¡dejémonos de remilgos!-, en un concierto de fin “de etapa” en el Ochoymedio de Madrid (27/10), donde en el marco de las “Veladas Contentas” del club, nuestras amadas verbeneras se marcarán más de seis horas de espectáculo con un line-up formado por L Kan -presentarán en directo su último hit, “Ay Marie Kondo”-, Marilia, Marta Vaquerizo, Ana Morgade, Luis Miguélez, Marta Nebot, Diana Aller, Abanderados Cuerpo de Baile, Elena Lombao, Martín Moniche, Los Koplowitz, Cristina Sanz VJ, Jorge Rueda y Las Puertohurracas.

Tras ellos,  los DJ set de Esnórquel y de Laikasister alargarán la fiesta, cuya cita se convertirá, seguro, en el punto de partida hacia la conformación del nuevo repertorio que Las Chillers engrandecerán en futuros eventos.

Share This