UA101349465-1

Sacrificios humanos de María Fernanda Ampuero. 

k

por Vanessa Díez Tarí

Una mujer que llega a un país extranjero y trabaja a cualquier precio, incluso se juega su vida, desesperada por llevarse algo a la boca y mantener la triste habitación donde le permiten pernoctar, pero lo más importante es siempre enviar dinero a casa para mantener a su niña y para que sus padres ya mayores puedan ir pagando la deuda contraída y evitar una desgracia, porque si no paga ocurrirá algo que ella no desea, la sangre de uno de los suyos a cambio de su falta, y aunque ella esté lejos le pesará la culpa como una losa. Así se sacrifica como ganado, no le importa convertirse en esclava y entregar su cuerpo y su vida. Sacrificadas. ¿Cuántas mujeres perdieron la vida en tantos pueblos de frontera? ¿En tantos países que se consideran desarrollados? Más bien se mira para otro lado, porque los nuestros ya no dejan su sangre como antaño, porque otros lo hacen por nosotros. Nos quejamos de los que llegan ¿Pero bajo qué condiciones? ¿A qué precio? Ellas venden su alma a los diablos que pueden permitirse llevarlas a la tierra prometida, el cuerpo es lo de menos, desconectar el sentir y rotas enviar dinero a los suyos. Sacrificadas. Los demonios que vendrán nos los suelen describir como oscuros seres de ultratumba como cuando decían en los pueblos que vienen los rojos y decían que eran demonios, después eran pobres hombres de la hechura de cualquier vecino, pero con otra manera de ver la vida, tan distinta a lo impuesto. El miedo ha sido la forma de enseñar a los niños desde pequeños a que no se aventurasen en caminos desconocidos. ¿Pero qué hacer cuando el monstruo no es cómo siempre nos han dicho? El color de la piel no significa nada, pero nos han impuesto creerlo. Una mujer sabe que en un callejón oscuro hay que apretar el paso si escucha que alguien le viene detrás, dará igual si hombre blanco o negro, y si va borracho y con la cara ida podrá incluso salir corriendo. Una mujer sabe que será sacrificada si se encuentra en una situación límite. La historia está llena de guerras, llena de historias de mujeres violadas, muchas de ellas sacrificadas, poniendo su vida o la de aquel feto fruto del pecado. La sangre derramada viene de mano de mujer. La mujer siempre es la que se entrega. Está hecho. El padre la entrega, aunque ella no quiera. Una mujer no podía quedarse sola, la madre no la mira. El padre se ocupa. La hija come dolor y llanto. El hambre cala los huesos y esos hijos que pare serán castigados por la vida. El padre no podía permitir que su hija fuera ella, sino como siempre fue. Las mujeres de esa familia callaron y bajaron la cabeza. Los fetos murieron dentro de ellas. La mujer se sacrifica. El dolor se pudre en sus úteros, su herencia. Los gritos se atraviesan con la muerte.

María Fernanda Ampuero nos habla de sacrificios, más bien de mujeres sacrificadas. Mujeres rotas. Las víctimas en las historias más atroces suelen ser mujeres y niños sacrificados. “Sacrificios humanos” es una selección de doce relatos donde la autora transita en su narrativa por todas esas historias crueles e incluso desagradables en las que se obliga a los seres humanos a cruzar los propios límites. Cualquiera de nosotros podríamos ser protagonistas de estas historias de vida como en el pasado lo fueron nuestros abuelos y bisabuelos, no hace tanto tiempo. Se nos olvida que cada tierra ha sufrido por enfrentamientos armados, hambrunas y desigualdades. Estar ahora algo mejor quizá no nos evite volver al pasado. No ver la crueldad no evita que suceda. En cada casa y en cada familia pueden suceder truculentas historias silenciadas que desangran a los que vienen detrás. María Fernanda Ampuero se cuestiona lo que vive a su alrededor e intenta que el lector se cuestione de igual forma la realidad que le atañe. La autora estuvo en un directo de “Diálogos de escritura” del TEA Tenerife (lo tenéis en YouTube) hablando de Sacrificios humanos, de su proceso de escritura y de su forma de ver la vida. No dudaré en acudir a “Pelea de gallos” (2018) para seguir disfrutando de su obra.

Sacrificios humanos

Síguenos

Share This