Ahora que te vas de Eva Blanch.

k

por Vanessa Díez

La menstruación llegó cuando tenía once años. Pronto, demasiado pronto. Aquella tarde que vi mis bragas manchadas de sangre sabía parte de lo que había que hacer. Mi madre ya me había contado algo, quería evitar que el silencio me descubriera estos hechos traumáticamente. Mi abuela no hablaba de estas cosas. Curiosamente aquella tarde era ella quien estaba conmigo y a la primera a quien se lo dije. Mi madre lo sabría más tarde. Aquello lo cambió todo.

Eva Blanch en “Ahora que te vas” cuenta la vida de dos mujeres a través de la menstruación. Si lo pensamos detenidamente esos días también forman parte de nosotras, de nuestra manera de ser, de nuestro carácter y nos hacen sentirnos mejor o peor, quizá desistir de ir a sitios o hacer cosas si el dolor o el sangrado es intenso, quizá agotadas o aletargadas. La sociedad nos ha obligado siempre a ocultar el dolor por esta causa y a hacer cómo que nada sucede.

Eva Blanch no habla sólo de menstruación si no también de endometriosis. Se nos acostumbra como mujeres al dolor. Parece que arrastramos el “parirás con dolor”. Las mujeres de la familia te dicen “es normal a mi también me pasa”. No, no es normal. Como dice el dicho “una mentira repetida muchas veces termina siendo verdad”. Tantas mujeres en la misma familia con esos síntomas y al final hacemos como que no pasa nada. Se termina normalizando la enfermedad y seguimos adelante. La escritora nos muestra cómo Ruth avanza como mujer hasta descubrir su endometriosis y sus problemas de fertilidad al querer ser madre.

Eva Blanch recorre un camino a través de dos mujeres entre su sexualidad y su menstruación. Compañeras de viaje en la vida que se reencuentran en un momento crítico y hacen balance del paso del tiempo. Ruth abandona todo y va en busca del hombro de Andrea, pero ella ha rehecho su vida. Su pasado juntas servirá para recordar a Ruth por qué sucedió todo y cómo ha llegado hasta este punto en su vida.

Te planteas ser madre. No sabes si serás buena madre y si podrás con todo. El deseo es más grande que tu miedo. No piensas en que tu deseo puede ser demasiado grande al verlo ante ti. No piensas en cómo cambiará tu día a día. No piensas en el precio a pagar. No piensas en todo lo que desaparecerá. No piensas en qué nunca serás la misma. Sólo quieres que suceda.

Después lucharás por seguir siendo mujer. Sentirte deseada ante los otros. Tu piel y tu instinto siguen estando intactos. A pesar del dolor, de la lucha, de los hijos, del marido, de los otros. Sigues siendo la misma a pesar de los años y de las batallas perdidas. Tan sólo necesitas recordar que eres aquella mujer que luchaba ante la vida.

“Ahora que te vas” te ayuda a preguntarte muchas cosas. Es hora de que los temas de mujeres encuentren su camino y salgan del silencio impuesto durante generaciones. Si todas compartimos experiencias sabremos caminar hacia el futuro con menos miedos.

nos encontrarás en

nos encontrarás en

Share This