Con el amor bastaba de Máximo Huerta.

k

por Gemma Juan Giner

Máximo Huerta: Una pluma delicada

Fue uno de esos momentos en los que uno se da cuenta de que la vida es eso: parar y reír. Qué más. Con el amor bastaba. Esta gran verdad es una de las muchas frases con las que me he quedado de la última novela de Máximo Huerta. “Con el amor bastaba”.
Esta novela cuenta la historia de un niño, Elio Ícaro, que descubre que tiene el poder de volar. Un relato precioso que defiende el valor de la diferencia y de que el amor es el único antídoto para frenar los inevitables desencuentros de la vida.

Máximo Huerta refleja en esta novela cómo reaccionamos las personas ante lo diferente, cómo nos mostramos ante lo que no nos parece normal, cómo lo tapamos, cómo queremos ocultar aquello que nos resulta raro… cuando con amor basta.

Es el primer libro que leo de él, y no va a ser el último. Siempre me ha gustado su faceta de periodista, veo todos sus directos en Instagram, me encantó que le nombraran Ministro de Cultura… pero sin saber el motivo, nunca había cogido un libro. Ahora sé que más pronto o más tarde, los acabaré leyendo.
Esa pluma tan delicada ha conseguido hipnotizarme desde la primera página. He querido coger a Elio de la mano y decirle: “Vuela, Elio. Sé feliz, ser diferente no es malo”.

-Hijo, no tengas miedo.
Respiro hoy como ayer con aquella frase.
-Yo te quiero. Te quiero así. Así como eres.
-Pero… la gente… la gente, mamá, sabe.
-La gente no sabe. La gente mira. Pero la gente no sabe. Mirar no es lo mismo que saber. Como oír no es lo mismo que escuchar.

Este diálogo sacado de la novela me dio tanto que pensar… Nos aferramos a la normalidad pero, ¿qué es la normalidad? Elio Ícaro vuela. Yo, a su edad, también era diferente. Llevaba un aparato muy grande porque tenía escoliosis. Y todos sabemos como son los niños… Me llamaban “ladrillo”, “robot”, “monstruo” o simplemente me miraban mal por la calle. Yo, cogida de la mano de mi madre, le apretaba la mano muy muy fuerte, eso me evitaba llorar en medio de la calle.
Te acostumbras, te acostumbras a lo que tienes, a lo que eres, a lo que dicen de ti. Nuestros padres quieren que seamos normales, que seamos felices. Pero esas vivencias nos sirven para ser más fuertes. Todavía me considero diferente al resto. A raíz de esa escoliosis, tuve dos operaciones de 16 horas en total y tengo dos cicatrices nada pequeñas en mi cuerpo que suman más de 120 puntos. Y aquí estoy, he sobrevivido a los recuerdos, a los malos recuerdos. Pero tanto los buenos como los malos forman parte de mi vida.

Al leer esta novela me he sentido totalmente identificada con el pequeño Elio, porque realmente, con el amor bastaba.

Máximo Huerta ha escrito una obra maravillosa, con una ternura exquisita. Ha conseguido que te enamores de todos sus personajes. Elio, su hermano Aris, su madre, su padre, Emilio, la abuela Fidela, Bubu, Marcel y Clem… todos tan necesarios en la vida de Elio.

“Con el amor bastaba” es una novela emocionante, intensa, delicada, reflexiva, llena de sensibilidad, que trata el amor en todas y cada una de sus formas… así que recomiendo encarecidamente esta novela de Máximo Huerta, que sin ninguna duda, hará reflexionar al lector sobre la vida, la felicidad y el amor.

Con el amor bastaba

Síguenos

Share This