UA101349465-1

El Jardín de las Mujeres Verelli de Carla Montero.

k

por Gemma Juan Giner

Toda muerte da paso a una nueva vida. Todo lo que se va deja espacio a lo que ha de venir. Solo hay que tener la cabeza y el corazón bien abiertos para volver a empezar. Cualquier comienzo es un nacimiento y siempre hay algo maravilloso en lo que nace.
Estas palabras son de la novela El Jardín de las Mujeres Verelli, de Carla Montero, una historia de supervivencia, superación y muchísimo amor. ¡Qué gran novela! No tengo palabras para describir esta maravillosa historia.

Todo empieza cuando Gianna y Carlo pierden a su abuela con quien se han criado, ya que su madre murió cuando eran pequeños en un accidente. De su padre nunca han sabido nada, ni siquiera su identidad.

Sumergidos en su dolor y en los trámites propios de esta situación, tienen que empezar a tomar decisiones. ¿Qué harán con el negocio?, ¿y con la casa de la abuela? Todo esto es realmente duro para Gianna, que estaba muy unida a su abuela. Pero mientras Gia recoge las pertenencias de su abuela, encuentra varias cartas, una llave de un molino, el diario de su bisabuela incompleto y muchas incógnitas que no hacen más que despertar su curiosidad. ¿Por qué no hay hombres en su familia a excepción de su hermano Carlo?, ¿quiénes son las personas que se nombran en esos papeles?, ¿cuál fue la vida de su bisabuela?

Pero tanto Carlo como Gia son dos jóvenes exitosos en sus respectivas carreras y con sus vidas hechas, por lo que hacerse cargo del negocio familiar La Cucina dei Fiori, el establecimiento de gastronomía italiana propiedad de su abuela, que además no tiene unas cuentas muy saneadas, no entra dentro de sus planes.

Los hermanos nunca han sabido mucho de la historia de la familia ni le han dado mayor importancia, pero el hallazgo de todos estos objetos provoca en Gianna demasiada curiosidad. Así que decide emprender un viaje por Italia, a la búsqueda de su pasado, a conocer quién fue realmente su bisabuela, y a conocer a otras mujeres que serán muy importantes dentro de la novela, aún siendo personajes secundarios.

A través de su aventura conocemos a Anice, la bisabuela de Gianna, su conexión casi mágica con la naturaleza, su historia de amor truncada por el estallido de la Gran Guerra y los misteriosos motivos por los que tuvo que abandonarlo todo. Toda esta situación significa un redescubrimiento personal para Gianna y de lo que verdaderamente importa en la vida: el amor, la amistad y un lugar al que llamar hogar.

Buscar sus raíces la ayudará, sobre todo, a conocerse mucho mejor y a tomar las decisiones adecuadas. Y en Italia, Gianna conoce a personas que la guiarán y le abrirán las ojos hasta retomar el rumbo de su vida.

En definitiva, una herencia que guarda grandes lecciones y le ofrece a Gianna una oportunidad para volver a empezar. Tengo que decir que esta novela me ha gustado muchísimo y el final se me ha quedado hasta corto. Es una historia que emociona, enternece y llega muy adentro. Confieso que no conocía a la autora, pero después de leer esta novela de 10, leeré sus anteriores novelas. Y si no conoces El Jardín de las Mujeres Verelli, no esperes más para perderte en la historia de Anice y Gianna, dos mujeres valientes y poderosas, de las que seguro, aprenderás.

El Jardín de las Mujeres Verelli, de Carla Montero

Síguenos

Share This