No me cuentes cuentos. 100 mujeres españolas que cambiaron la historia y el cuento

k

por Lara Vesga

¿Quién fue Dolors Aleu? ¿Y Carmen Angoloti? ¿Os suenan los nombres de Concepción Arenal, Carmen Balcells, María Blanchard, Carmen de Burgos o Federica Montseny? Así hasta cien mujeres españolas cuya vida y obra merecen ser contadas recopila No me cuentes cuentos, una caja de sorpresas en forma de libro que bien puede servir para inspirar a niñas y no tan niñas en el camino de la búsqueda de sus sueños. No te rindas, no dejes de luchar, esfuérzate y que nadie te diga que no puedes por ser mujer son los mantras de este recopilatorio de cuentos e ilustraciones de diversos autores que se disfruta de principio a fin.

“No me cuentes cuentos” viene a suplir el vacío de historias con referentes femeninos que existe en España. Hay muchísimas mujeres en todos los ámbitos que, tanto hace siglos o décadas como ahora, han puesto su granito de arena para hacer del mundo un lugar mejor. Sin embargo, en la mayoría de los casos sus logros han pasado desapercibidos en los libros de texto y al escuchar sus nombres solo las más mediáticas son conocidas, aunque tan solo se sepa vagamente por qué merecen ser reconocidas. Es decir, conocemos a la mujer, pero no tanto sus avatares y por qué y cómo ha llegado donde ha llegado. Otros nombres solo nos suenan y la mayoría ni siquiera eso. 

Habrá gente que piense que quizá esa ignorancia de los logros femeninos es algo más común de antaño, que ahora estamos informados de todo. Pero no lo estamos. Yo misma he descubierto, durante la lectura del libro, que el filtro azul que llevan actualmente tantas lentes lo ha inventado una mujer española, Celia Sánchez Ramos. Ella tiene la patente de este descubrimiento que evita que nuestros ojos se cansen en un mundo en el que constantemente estamos mirando pantallas, ya sea la de la televisión, la del ordenador, la de la tablet o la del móvil. Así que no estamos hablando de logros tan lejanos en el tiempo ni tan lejanos de nuestras vidas. Son logros que están en nuestra cotidianidad, en las gafas que llevamos puestas, pensando en el ejemplo de Celia. Pero otras muchas mujeres han ayudado a la evolución y la revolución en el mundo, solo que sus historias no han salido a la palestra. O no tanto como debería haber sido.

Contado a modo de breves cuentos para niños y con unas ilustraciones preciosas, el libro puede ser disfrutado por pequeños y mayores. Tanto unos como otros podrán descubrir de forma amena la cantidad de mujeres que cambiaron la historia de España para bien. Solo queda esperar que haya una segunda, tercera, cuarta… parte de No me cuentes cuentos. Importante recordar que el 1% de la venta de los libros será donado a la Fundación Anar, que ayuda a niños y adolescentes en riesgo. 

nos encontrarás en

Share This