Otra vuelta de llave de Ruth Ware.

k

por Susana Flores García

Las dos caras de una realidad

Esta vez os presentamos un thriller cargado de suspense, una novela donde el misterio y lo paranormal acompañan a la protagonista hasta el inesperado final de la trama.
Rowe Caine lleva demasiado tiempo trabajando en la guardería, tiene ganas de avanzar, dar un cambio a su vida y dejar su piso donde prácticamente vive sola. Por eso cuando le ofrecen un nuevo puesto de trabajo en algún sitio perdido de Escocia no duda en aceptarlo. A pesar de que los niños no son su pasión Rowe acepta el empleo de niñera interna a cambio de un sueldo con muchos ceros y gracias a esa oportunidad termina viviendo en un sitio de ensueño, una casa preciosa con una familia perfecta y donde su día a día girará en torno a las cuatro hermanas de la familia Elincourt.

Para Rowe las cosas no son fáciles allí, al contrario de lo que ella imaginaba, las niñas no se lo ponen nada fácil. Son insolentes, siempre tienen algún plan macabro para dejarla en mal lugar y además tiene que soportar las numerosas rabietas por las que pasan a lo largo del día. Por otro lado, el matrimonio Elincourt no es precisamente una pareja de anuncio, Sandra es muy controladora y Bill no es el marido entregado y cariñoso que imaginó.

Los días van pasando y para Rowe las cosas no mejoran, la mansión victoriana que la dejó sin palabras se ha convertido en una fortaleza cargada de tecnología donde se siente vigilada. Cámaras, micros y un sistema inteligente que deja al descubierto cualquier movimiento hace que viva en un escalofrío constante, ¿pero es solo eso? Rowe duda, ya no sabe si lo que pasa es real o producto de su imaginación. Una puerta que se cierra, unas llaves que desaparecen o unos pasos a media noche, hacen que la niñera empiece a creer en todas esas historias que la cocinera les cuenta a las niñas.

A pesar de los momentos de angustia que vive en Heatherbrae House se mantiene firme en su decisión de seguir adelante con el empleo sin hacer caso a los precedentes de todas las niñeras que por algún extraño motivo han abandonado la casa sin ninguna explicación. También conocerá a Jack Grant que se convertirá en un soplo de aire, es simpático, guapo y le hace compañía cuando los dueños de la casa no están. Pero por alguna razón Jack siempre está cuando algo sucede.

Los días pasan y lo que en un primer momento era la oportunidad de su vida se convierte en una pesadilla. Los sucesos paranormales cada vez son más frecuentes y Rowen cada día está más asustada, hasta que un día una de las niñas muere y es acusada de asesinato. Desde el centro penitenciario Charnworth intenta ponerse en contacto con el abogado Wrexham, desde donde le cuenta su historia por carta con la intención de demostrar que es inocente.
Este es uno de esos libros que consiguen engancharte desde la primera página, te mantiene en un suspense constante y juega con la estabilidad mental de la protagonista.

En lo personal puedo decir que me ha gustado mucho, a pesar de que en algunas ocasiones los detalles me han parecido excesivos y me han hecho perder el hilo en alguna ocasión, la autora hace que te adentres en esa casa fantasmagórica y tengas dudas sobre la inocencia de la protagonista dando como broche a la historia un final inesperado.

Si te gustan los thrillers psicológicos y los misterios de las mansiones encantadas no puedes perderte esta historia.

 

Síguenos

Share This