UA101349465-1

La chica de ayer vuelve con El Niño Erizo y Mercado Negro

k

por Sandro Maciá

Unión de estilos para La chica de ayer

No será San Valentín lo que nos haga ser más románticos o lograr salvar aquellas situaciones que están destinadas a terminar un tortuoso fracaso. Siento ser agorero y quitar todo atisbo de ilusión, pero es así. Denle las vueltas que quieran, compren los ramos que crean convenientes y hagan los planes que se les antojen, pero ya les digo que las verdaderas uniones no son esas que uno se empeña en mantener, sino las que surgen de manera natural y las que dan fe de su consistencia sin darse cuenta, de una forma fluida y casi casual…
Esas son las simbióticas combinaciones que molan y que no necesitan un día especial para la reafirmación de su conexión. Y de esas, precisamente, es de las que se impregnan nuestras páginas virtuales hoy, al ser testigos de un claro ejemplo de aquello de “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”, porque, si en el ámbito religioso tanta importancia cobra el sentido de la conjunción, no menos valor tiene para nosotros lo que ha acontecido no hace mucho: un “casamiento” que no responde a lo recogido en los santos sacramentos pero que sí ha sido propiciado por una casi divinidad -en lo que a cultura y arte se refiere-, la de un sello discográfico que no para sus motores ni para entrar en boxes -cuando es bueno, no se avería-, Flor y Nata Records, auspiciadores del enlace entre dos buenas bandas de su amplio catálogo, Mercado Negro y El Niño Erizo, para dar lugar a un tema que homenajea desde la revisión cuidada pero no plagiadora La chica de ayer, el clásico hit de Nacha Pop.
¿Cosas del destino, más que del amor? Claro que sí. Porque ni San Valentín ni gaitas. Estos dos grupazos estaban predestinados a ver cómo sus destinos acabarían cruzándose y, en el contexto de la pertenencia al citado sello y gracias a los avances tecnológicos, no hizo falta más que el paso del tiempo para que los autores de “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas” (2020) y “Y mi respuesta es…” (2020) -respectivamente- pudieran materializar musicalmente -y en imagen, que el tema cuenta con vídeo- su visión más personal del himno generacional de Antonio Vega.
Con sus correspondientes matices -gran combinación vocal- y pese a dejar a un lado sus preferencias e influencias musicales, la versión de La chica de ayer de Mercado Negro y El Niño Erizo -buen giro electrónico en algunos pasajes- es un ejemplo de entendimiento y pasión por querer usar el mismo lenguaje, el musical, para lograr un objetivo común: el de crear desde el talento y el corazón, aportando lo que mejor sabe hacer cada cual y dejándose mecer por esa nostalgia que seguro despetó en ellos y que despertará en todos aquellos que decidan escuchar esta “nueva” canción, referente del pop nacional por su estructura y ritmo y por su historia propia, alusiva a la libertad y -venga, que al final no iba yo tan desencamniado con el tema de San Valentín- al amor…
Después de todo, y como ellos mismos dicen: “todos tenemos a alguna chica de ayer que de vez en cuando se asoma a nuestra memoria y nos hace recordar tiempos que ya se habían olvidado o que ya quedaban muy lejanos”.

 

Chica de ayer de Niño erizo y Mercado negro

Síguenos

Share This