UA101349465-1

Mi dulce niña de Romy Hausmann. 

k

por Vanessa Díez Tarí

¿Y si despertaras a oscuras y atada? Amordazada y sin poder gritar esperas a tu captor. ¿Qué harías si fueras secuestrada? Si despertaras atada en medio de la nada y sin poder recordar cómo llegaste allí. Desatarte tiene un precio y en un principio estás dispuesta a pagarlo. Cambias tu ropa y tu modo de comportarte. Eres la mujer sumisa que él quiere para sobrevivir.

Romy Hausmann en Mi dulce niña nos entrega un thriller trepidante tejido alrededor de un secuestro. Aparece una mujer desaparecida hace años en un hospital al ser víctima de un accidente y una niña la acompaña. La enfermera cuida de la niña mientras su madre está inconsciente e intenta que confíe en ella para poder averiguar donde han estado viviendo todo este tiempo. La policía y los padres de la desaparecida aparecen en el hospital y todo se complica. Reencontrar a una hija que daban por muerta y a una nieta. Es demasiado.

Lena vivía con sus dos hijos en una cabaña en medio del bosque, aislados del mundo. Sin ventanas, ni luz del sol. El padre es quien decide estrictamente su mundo. Horarios no negociables para comer, ir al baño y dormir. Sólo existen dentro de la casa, no puden salir. El padre les trae la comida a su vuelta del mundo, es el único que sale, es quién cocina y quién enciende la estufa. Si no Lena y los niños pasarán frío hasta que él llegue y los salve.

Viviremos la secuencia del secuestro a través de la historia de Hannah y Lena, pero también a través de Matthias, el padre de Lena, que nos irá dejando ver los avances de la investigación policial y de cómo los medios de comunicación trataron el antiguo caso y de qué forma los nuevos datos reavivan a las víboras que no tienen piedad con el sufrimiento de los familiares para conseguir una instantánea en exclusiva, sin importar que haya menores.

Nada nunca es lo que parece y no quedará el caso resuelto hasta que muera el culpable. Y si los cautivos son liberados podrán seguir adelante. ¿Podrías seguir con tu vida después de haber sido secuestrada? ¿Sin más? ¿O vendrían tus demonios a visitarte en sueños? ¿Serías capaz de dormir o gritarías despavorida en mitad de la noche? ¿Qué vida tendrá esa niña si sólo vivía dentro de la cabaña? ¿Se puede retomar la vida después de años de aislamiento? ¿Quedan secuelas? ¿Cuál es el precio a sobrevivir a un cautiverio? Si eres de thriller no te pierdas lo último de Romy Hausmann, no podrás soltarlo hasta saber qué fue de Lena y sus hijos. Las atrocidades existen y las cometen personas que pasan desapercibidas entre nosotros, sin levantar ninguna sospecha.

Mi dulce niña

Síguenos

Share This