UA101349465-1

Una villa en Florencia de William Somerset Maugham. 

k

por Rubén Olivares

Mary Panton es una apuesta viuda de treinta años. Desde su adolescencia, ha sido cortejada por innumerables hombres que, encandilados por su belleza y juventud, han pretendido acceder a sus encantos femeninos, hasta el punto que los halagos y bellas palabras que acarician sus oídos han acabado convirtiéndose en palabras huecas. Antes de enviudar, estuvo casada con un jugador mujeriego y alcohólico, que le desveló el infierno que puede esconder un matrimonio. Su marido falleció en un accidente de tráfico, liberándola de las ataduras de un matrimonio infeliz. Para aliviar su luto, unos amigos le prestan una villa en Florencia desde la que puede contemplar las cúpulas de la ciudad. Pero en esta vida aparentemente regalada, llena de nimiedades y veleidades a través de las que transcurren sus días entre proposiciones de matrimonio y fiestas entre la aristocracia se cruzará en su camino un joven refugiado austriaco que huye del nacionalsocialismo y la amenaza de anexión de Austria a Alemania. Conmovida por su historia, acabará acogiendo al joven en la villa y viviendo una noche de pasión, que derivará en una inesperada muerte que complicará su apacible vida.

Este es el punto de partida que William Somerset Maugham nos plantea en “Una villa en Florencia” y que Ediciones Invisibles nos invita a disfrutar para descubrir cómo acabará este relato. Estamos ante una magnífica oportunidad de redescubrir a Somerset y su prolífico universo literario, un autor injustamente caído en el olvido.

Somerset es un autor inclasificable. Sus novelas se hallan en un terreno fronterizo entre lo que se clasifica como alta literatura (aquella plagada de complejas historias en las que el lector debe hacer un esfuerzo considerable y adentrarse con profundidad en la novela) y la literatura popular (esa literatura representada por novelas ligeras de lectura rápida). “Una villa en Florencia” no es ni lo uno ni lo otro, pues si bien nos es una novela compleja con giros intrincados y tramas complicadas, tampoco es una novela superficial llena de clichés. Somerset construye una historia aparentemente ligera y superficial, en la que se entrecruza un triángulo amoroso entre un prometido con una promisoria carrera militar, que ha entregado su vida al Imperio británico y que se rige con un estricto código moral, el cual ofrece a Mary la posibilidad de vivir una vida regalada como esposa de un alto oficial militar y gobernador en la India y un pretendiente mujeriego, jugador y algo vividor, con quien Mary siente que puede ser ella misma sin estar encorsetada en el papel de esposa ejemplar, con quien vivirá una intensa aventura, tras el suicidio de un joven idealista austriaco con el que se cruzará una noche y que amenaza con complicar su relajada vida. La novela es un ejemplo de la capacidad de Somerset para construir una historia en apariencia liviana que va complicándose a medida que avanzamos en su lectura, un ejemplo de su capacidad para huir de las narrativas convencionales y los lugares conocidos, adentrándose con facilidad en la psique de sus personajes, aparentemente sencillos, pero tremendamente complejos y realistas a medida que avanzamos en la historia y estos tienen que tomar decisiones que pueden derivar en nuevos conflictos.

Somerset nos ofrece en esta novela una muestra de su maestría a la hora de construir historias que entremezclan varios géneros, para dar lugar a una historia que nos engancha desde las primeras páginas y que a medida que avanzamos se nos desvela como una compleja trama, deslizándonos desde la aparente veleidad de una viuda aristócrata que disfruta de los placeres de la alta sociedad en una villa italiana de Florencia hacia la tensión de la muerte de un joven austriaco exiliado que huye en la Europa de entreguerras hacia la Italia de Mussolini. Una historia original con un final sorprendente, que discurre por caminos aparentemente evidentes, que deriva en un final libre de castigos para quien ha decidido huir de su rutina y que nos invita a explorar nuevas emociones. Una historia corta que sin embargo nos hará soñar con vivir una historia tan apasionante como “Una villa en Florencia”.

Una villa en Florencia - William Somerset Maugham

Síguenos

Share This