UA101349465-1

Los hombres que no fui de Pablo Simonetti. 

k

por Javier Velasco Martín

‘¿No te da vueltas la idea de que ya no eres la misma persona que vivió aquí?’

Con motivo de una subasta de antigüedades en la casa en la que vivió hace 20 años, Guillermo Sivori, impulsado por el pensamiento de que quizás sea la última vez que la vea, vuelve al lugar que fue testigo de sus años de juventud.

Allí, Guillermo se va encontrando con habitaciones, objetos y personas que le traen a la memoria una cantidad de recuerdos, sentimientos y emociones que vuelven a brotar en su ser y que le hacen reflexionar de una manera profunda, nostálgica y a veces dura sobre todas las decisiones importantes que ha ido tomando en el transcurso de su vida hasta el momento.

Guillermo procede de una familia acomodada y, tras cierto tiempo dedicándose a la ingeniería, decide dejar atrás esta faceta y meterse al mundo de la literatura. Cada capítulo está dedicado a una o varias personas, explicando el motivo del por qué y en qué han marcado tanto en su vida. A través de estas personas, vemos cómo se ha ido construyendo la identidad del propio protagonista el cual, tras vivir una época de transición tanto social como personal, recuerda los capítulos de su vida con esas personas con una base de nostalgia y a la vez orgullo de poder ser quién es ahora.

‘Era nuestra casa. Yo siento que no tengo nada que ver con el hombre que vivió aquí’

Desde Carmen, la chica con la que tuvo una relación y estuvo a punto de casarse, hasta Alberto, su relación más duradera hasta el momento y con quién compartió vida en esa casa, el autor retrata a través de las personas y situaciones a un Guillermo con el que es muy fácil empatizar. Un Guillermo al que le costó asumir y aceptar su homosexualidad, un Guillermo cuya relación con su hermano no es la más idílica de todas, un Guillermo que tuvo que romper con ciertos vínculos de su vida pasada para poder evolucionar, y un Guillermo que conoce, experimenta y comienza a sentirse libre.

Una de las claves del éxito para mí de esta novela es la conexión que crea el protagonista con el lector y la invitación a la reflexión de una manera tan directa, humana y emotiva que Pablo Simonetti nos hace con esta obra. Todos en algún momento hemos sentido que hemos evolucionado de nuestra versión anterior, que dentro de nuestra vida hemos vivido varias distintas, que hemos sido la misma persona, pero con rasgos, emociones y actitudes totalmente diferentes según todo lo que nos ha ido ocurriendo.

Con ciertos tintes autobiográficos, Pablo Simonetti repasa la vida del protagonista bajo el contexto sociocultural del Chile de los años 90, y ahonda en la transformación social de la época en la que predominan la misoginia y la homofobia. Pero, sobre todo, esta obra ahonda de una manera más melancólica, crítica y desgarradora en la transformación personal del protagonista.

Una obra que se hace totalmente necesaria y un Pablo Simonetti sublime que nos invita a la reflexión más profunda sobre las decisiones que tomamos, los caminos que escogemos y las personas que nos acompañan en éste.

Los hombres que no fui

Síguenos

Share This