UA101349465-1

Las diosas vivientes de Marija Gimbutas

k

por Ana Olivares

Las diosas vivientes de Marija Gimbutas

Las diosas vivientes de Marija Gimbutas

Más vivas que nunca

 

Un ensayo acerca de las diosas, de sus mitos, de los restos arqueológicos y de la cultura material de nuestra humanidad que atestiguan que el papel de la mujer en el Neolítico va más allá de lo que recogen los anales de la historia. Con él, Marija Gimbutas no sólo comparte sus conocimientos científicos y teóricos acerca del tema, sino que analiza, comenta y se apoya en sus descubrimientos arqueológicos para dotar de mayor valor científico a sus investigaciones. Todo ello con un lenguaje apto para un lector curioso que desee ampliar sus conocimientos sobre el tema y centrarse en aspectos más antropológicos sobre el papel de la mujer en la prehistoria. Sin demasiados tecnicismos, pero con muchas pruebas y documentos valiosos, resultara fascinante descubrir que el papel de la Diosa, es aún más simbólico y determinante para nuestra cultura de lo que creímos. Y es que, a partir de aquel momento, las sociedades patriarcales suprimieron o suplantaron a las matriarcales, ocultando así un rastro que cuesta seguir, sobre todo cuando la visión que mantenemos es la de subestimar las capacidades de nuestros ancestros. A día de hoy, seguimos creyendo en esas teorías que se vislumbran erróneas o incompletas, ya que pocos se atreven a reescribir la Historia. Sin embargo, personas valientes e inteligentes y con gran determinación como nuestra autora, se apoyan en la ciencia y en la experiencia para revelarnos así la verdadera realidad que nos precede.

Los orígenes de las primeras sociedades y civilizaciones tal y como las entendemos es un tema que me ha fascinado desde siempre. Pese a que en un principio las dataciones y algunos conceptos nos puedan resultar ajenos, enseguida se les pilla el ritmo y acaban convirtiéndose en detalles reveladores. Estas conclusiones nos harán plantearnos nuestro papel como seres humanos, y más concretamente, el papel real que las mujeres tuvieron en la antigüedad. Incluso nos abordarán aún más preguntas en cuanto al porqué de este gran silencio histórico que pide ser gritado a voces. Al igual que con el nuevo enfoque hermenéutico en las traducciones de textos antiguos, de los que ahora se está sacando un significado mucho más profundo y acorde con los planteamientos de sus autores originales, sin la cosmovisión católica de quienes los tradujeron en un primer momento. Desde los hallazgos arqueológicos repartidos por varios países, se analizan objetos de la cultura material que atestiguan la importancia de la mujer en el desarrollo de los grupos de humanos o de las incipientes civilizaciones del Neolítico, la Edad del Bronce y del Hierro. Se destacan aspectos que fueron obviados por los primeros investigadores, ayudando a esclarecer o a complementar el conocimiento que teníamos acerca de ellos. Desde conceptos que hablan del ciclo de la vida, la dualidad en el simbolismo de las Diosas-Madre, los templos comunales de actuación, como los que se encuentran en Malta o Gozo. También se examinan otro tipo de recintos rituales, como los cromlechs (recintos sagrados), los círculos de Stonehenge (entre otros) o la herencia matrilineal que seguramente imperaba en los pueblos de Europa, donde habitaron mujeres independientes económicamente ya que podían heredar bienes. Y por supuesto, hablaremos de diosas y dioses prehistóricos, y de las deidades que se adoraron en las primeras épocas históricas.

Esta investigación es toda una revelación cultural, sobre todo para la mujer. Seas amante o no de la prehistoria, lo que prima aquí es el entusiasmo por el conocimiento y sobre el papel de la mujer desde que la consideraron una diosa hasta nuestros días. Se trata de intentar devolvernos esa dignidad como seres humanos que nos robaron o acallaron desde tiempos inmemoriales, siendo uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de nuestra civilización tal y como la entendemos. Nos recuerda la importancia de asomarnos al mundo desde una nueva perspectiva que englobe en su conjunto una visión más uniforme y sin prejuicios de la Historia. Sobre todo, porque la propia Historia en sí, siempre nos ha parecido un puzzle demasiado complejo como para reconstruirlo debidamente. Sin embargo, esta obra no hace más que contribuir a esta tarea titánica.

Ni la magnífica y ficticia Lara Croft tendrá nada que hacer frente a la pericia y los conocimientos que Marija Gimbutas aporta con sus “Diosas vivientes”.

Y es que se trata de una lectura apasionante y reveladora que marcará un antes y un después en la concepción que teníamos de nosotros y nosotras mismas y de nuestros propios orígenes.

 

Share This